14/06/2010 - Operarse De Miopía. Cirugía Láser

Operarse De Miopía. Cirugía Láser

La cirugía comúnmente llamada con láser es la cirugía LASIK (acrónimo de Laser in Situ Keratomileusis) es un procedimiento quirúrgico ambulatorio usado para el tratamiento de la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. A través del LASIK, un oftalmólogo hace uso del rayo láser para moldear la forma de la córnea en la parte frontal del ojo. Esto mejora la forma en que el ojo enfoca los rayos de luz hacia la retina, en la parte posterior del ojo.

Es importante que los pacientes que consideren la cirugía láser, tengan expectativas realistas. El LASIK permite a la gente realizar la mayoría se sus actividades diarias sin necesidad de lentes correctivos. Sin embargo, la gente que busca tener una visión perfecta sin gafas o lentes de contacto puede decepcionarse. Más de un 90 por ciento de la gente que tiene esta operación, alcanza una visión entre 20/20 y 20/40 sin gafas o lentes de contacto. Si una visión nítida de 20/20 es esencial para el trabajo o actividades de recreación, considere si una visión 20/40 puede ser suficiente para usted.

Usted debe sentirse cómodo ante la posibilidad de que necesite una segunda cirugía, o que necesite usar gafas de corrección para algunas actividades como la lectura o la conducción por la noche.

El procedimiento LASIK no puede corregir la presbiopía (la pérdida de la capacidad de enfoque de objetos cercanos debida a la edad).
La cirugía LASIK se realiza mientras el paciente está acostado bajo un aparato llamado láser excímer en un centro de cirugía ambulatoria.

Primero el ojo es anestesiado con unas pocas gotas de anestesia tópica. Un blefarostato es colocado para mantener el ojo abierto y prevenir que el paciente parpadee. Un anillo de succión puesto sobre el ojo, levanta y aplana la córnea y ayuda a mantener el ojo inmóvil. El paciente puede sentir la presión del sostenedor del párpado en forma similar a un dedo que presiona firmemente sobre el párpado.

Desde el momento en que el anillo de succión se coloca sobre el ojo hasta que es removido, la visión parecerá disminuida o negra. Una vez que la córnea es aplanada, se crea una aleta del tejido de la córnea usando un objeto automatizado de microcirugía (bien sea un queratomo láser, o un bisturí llamado microqueratomo). La aleta se levanta y se voltea hacia atrás. Posteriormente, el láser excímer (programado con las medidas exactas del ojo del paciente) es centrado sobre el ojo.

El cirujano especialista se asegura de que el láser esté posicionado correctamente. El paciente mira hacia un punto especial de luz llamado fijación o blanco de luz, mientras que el láser excímer moldea el tejido de la córnea. Luego, el cirujano pone la aleta en la posición original y suaviza los bordes. La aleta se adhiere a la córnea entre dos y cinco minutos y no es necesaria una sutura.

El paciente debe planear ser llevado por alguien a su casa después del procedimiento, y tomar una siesta o simplemente relajarse. Para ayudar a proteger la córnea mientras sana, el cirujano puede poner un protector transparente sobre el ojo en caso de que haya golpes accidentales, o para recordar al paciente no frotarse los ojos. El paciente puede necesitar dicho protector solamente mientras duerme. El cirujano proveerá al paciente con gotas que ayuden al ojo a recuperarse, y para aliviar la resequedad.

La estabilización completa de la visión y la desaparición de los efectos secundarios pueden tomar entre tres y seis meses después de la cirugía de LASIK.

Riesgos y Efectos Secundarios
La cirugía de LASIK como cualquier otra tiene riesgos potenciales y complicaciones que deben ser consideradas cuidadosamente. El LASIK se ha practicado en millones de pacientes en los Estados Unidos por más de 10 años y en general, el porcentaje de complicaciones es bajo (entre 0.2 y 2 por ciento de todos los pacientes). Hay posibilidades de infección e inflamación (igual que en cualquier otro procedimiento quirúrgico), que pueden ser tratadas con medicamentos.

Problemas relacionados con la aleta de la córnea que sucedan después de la cirugía, pueden necesitar más tratamiento. Existe la posibilidad, aunque pequeña, de que la visión no sea tan buena como antes de la cirugía, inclusive con el uso de anteojos o lentes de contacto.

Algunos pacientes sienten efectos secundarios después de una cirugía de LASIK; estos desaparecen con el tiempo. Los efectos secundarios pueden incluir visión nublada o borrosa; dificultad con la visión nocturna y/o mientras manejan automóvil de noche; sensación de rasquiña o picazón, resequedad o síntomas de otra condición llamada “ojo seco”; resplandor, halos o centelleos alrededor de las luces; sensibilidad a la luz; malestar o dolor; o pequeños parches rosados o rojos en la parte blanca del ojo. En una pequeña minoría de pacientes algunos de estos efectos pueden ser permanentes.

Algunos casos requieren una segunda cirugía para lograr la corrección visual deseada. Esto sucede más a menudo entre pacientes con altos grados de miopía, hipermetropía o astigmatismo antes del procedimiento LASIK (aquellos con visión que originalmente necesita una corrección más fuerte). Aproximadamente un 10.5 por ciento de los pacientes de LASIK en los Estados Unidos requiere un segundo tratamiento.

contactenos Clique aquí para ir al listado de los especialistas y centros >>

Click aquí para añadir especialista, centro o clínica en esta búsqueda o sección

 

Recomendar a un amigo
Envia tu Sugerencia